La Maldición de la Mansión Winchester

   La casa Winchester es una mansión ubicada en 525 de la calle S. Winchester Boulevard en San José California, Estados Unidos y forma parte del Registro Nacional de Lugares Históricos​ y del California Historical Landmark.

   Fue la residencia de Sarah Lockwood Winchester Pardee, una persona callada e inteligente. Sarah fue una arquitecta autodidacta y viuda del magnate inventor del rifle de repetición William Wirt Winchester hasta 1906. Fue una heredera estadounidense que acumuló una gran riqueza después de la muerte de su marido, William Wirt Winchester. La herencia incluyó USD $ 20 millones, así como una participación del 51% en Winchester Repeating Arms Company, lo que la convirtió en una de las mujeres más ricas del mundo en ese momento. Ella utilizó su gran fortuna para la construcción de la mansión Winchester. Inicialmente era una pequeña construcción de 8 habitaciones que fue creciendo hasta llegar a los siete pisos. Durante el terremoto de San Francisco de 1906 los tres pisos superiores colapsaron.

Vista aérea de la imponente Mansión Winchester

   Esta mansión tiene una superficie de 24.000 m². Consta de 560 cuartos, incluyendo 40 habitaciones, 467 puertas, 6 cocinas, 52 tragaluces y 2 salones de baile (uno de ellos sin acabar). También incluía 47 hogueras, 17 chimeneas (y restos de otras 2), más de 10.000 paneles de cristal, 2 sótanos, 3 ascensores y lámparas de gas que se encendían con un botón. Contaba con solo una ducha y dos espejos en toda la casa.

Escaleras que no llevan a ningún sitio.

   La estructura de la casa era bastante atípica, ya que en ella se pueden encontrar escaleras que no llevan a ninguna parte, puertas pequeñas y puertas grandes que al ser abiertas llevan a paredes o al vacío, ventanas adentro de la misma casa. Muchas de estos elementos se justifican por la destrucción causada en 1906 por el terremoto de San Francisco.

Escaleras que no llevan a ningún lado, puertas sin salida, ventanas en el piso, cientos de bañeras.

   Sarah Winchester decoró profusamente la casa. Muchas de las vidrieras fueron creadas por Tiffany Company. Algunos fueron diseñados específicamente para ella, y otros por ella, incluida una ventana de “araña” que presentaba su diseño favorito. Tiffany diseñó una segunda ventana él mismo, de modo que cuando la luz del sol incide sobre los cristales prismáticos, un arco iris se proyecte a través de la habitación. La ventana posteriormente fue cubierta por un muro que impidió el paso de la luz.

Una de los tantos salones que ocupan lugar dentro de la mansión

LEYENDA

William y Sarah Winchester

   Todo comenzó cuando el matrimonio sufrió su primera tragedia, su única hija, Annie, nacida en 1866, falleció a las seis semanas de nacer. Como si fuera poco, William murió de tuberculosis en 1881, generando que Sarah quedara completamente sola y devastada al perder a su familia, y aunque Sarah Winchester heredó más de 20 millones de dólares, además de la mitad de la Winchester Repeating Arms Company y un salario diario de unos 23 mil dólares, la infelicidad de Sarah se hacía cada vez mayor.

Sarah Lockwood Winchester Pardee

   Tras el consejo de algunos amigos, la Sra Winchester busco respuestas en un supuesto Médium para tratar de sobrellevar su gran dolor. Este Médium le dijo a Sarah: “Tu marido está aqu픓Dice que hay una maldición sobre vuestra familia, que se llevó la vida de vuestra hija y la suya. Pronto se llevará la tuya también. Es una maldición provocada por las terribles armas creadas por la familia Winchester. Miles de personas han muerto por culpa suya y sus espíritus ahora buscan venganza”.

   Según cuenta la leyenda, este médium le dijo también que tenia que mudarse y buscar un nuevo hogar, que construyera una casa y que nunca debía terminar la construcción para que de esta forma los fantasmas que buscaban hacerle daño, no se instalaran en dicha casa nunca. Si de lo contrario dejaba de construir, entonces ella también moriría.

La sra Sarah Lockwood Winchester Pardee en sus paseos en carruaje por la mansión Winchester

   La señora Winchester convencida de que las palabras del médium eran reales, decidió mudarse a California donde compró una propiedad de 6 habitaciones que aún estaba en construcción. Y fue ahí donde empezó la odisea, para según ella tratar de llevar una vida lo mas normal posible sin que los fantasmas le hicieran daño. Contrato números carpinteros y les pagaba salarios elevados, todo para que estuvieran contentos y principalmente para que nunca dejaran de construir.

Cientos de materiales que iban a ser utilizados para seguir con la construcción de la mansión.

   Y así transcurrieron 38 años entre construcciones continuas y absurdas, hasta que Sarah falleció mientras dormía a la edad de 82 años en 1922. Se dice que muchos acontecimientos extraños han ocurrido a través del tiempo y siguen reportándose actualmente, debido que tras la muerte de la señora Winchester, la construcción se detuvo y los fantasmas se instalaron en dicho hogar. Los psíquicos han visitado la casa y creen que muchos espíritus deambulan por ella, incluyendo el fantasma de Sarah Winchester.

Vista actual de la mansión Winchester

   Un dato curioso es que Sarah tenia una gran obsesión por el numero 13. El “13” se repetía en el número de cúpulas del invernadero, ganchos en el armario de Sarah, agujeros en las coladeras de las duchas, el número de paneles de cristal de las ventanas o el de las paredes de madera. Los tramos de muchas escaleras eran de 13 escalones o el número de candelabros en algunas habitaciones, que volvía a ser 13. Probablemente sólo otra superstición más de las que dominaban a Sarah.

   Esta fijación extraña de la viuda Winchester con el número 13 también la extendió a su propio testamento, que incluye justamente 13 apartados. Por eso, en honor a esto, en la casa se tocan 13 veces las campanas cada día 13, especialmente los viernes 13, justo a las 13 horas. Vaya que si es perturbador!

Visitante observa desde una puerta que da al vacío.

   Actualmente la Mansion Winchester recibe millones de visitas de turistas curiosos, atraídos por el gran misterio así como también para apreciar la estructura arquitectónica de esta maravillosa mansión. Pero, si te atrae esta historia y quieres ir a visitar dicha mansión, no está de mas seguir las recomendaciones del guía <no desviarse nunca del recorrido propuesto porque nadie puede garantizar que el visitante perdido sea encontrado nuevamente>.

Si te gusto esta historia, compártela con tus amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *